Google+ Followers

Google+ Followers

miércoles, 20 de abril de 2011

Enfermedades otoñales.

Con el comienzo del otoño, aumenta el número de casos de infecciones respiratorias. Son más frecuentes en los niños en edad preescolar o que asisten a guarderías.
Algunas, como el resfrío común, se resuelven por sí solas. Pero otras requieren la intervención del pediatra para su tratamiento.
Si bien la mayoría son producidas por virus, a veces las bacterias son responsables de las mismas y se hace necesaria la administración de antibióticos.
¿Cuáles son los síntomas que deben alertar a los padres para consultar oportunamente? • Fiebre alta, decaimiento.• Rechazo del alimento.• Dificultad para respirar.• Secreción nasal importante. • Dolor de oídos (en los niños más pequeños puede manifestarse con llanto intenso). • Dolor de garganta.• Tos, disfonía.
Qué medidas pueden tomarse para prevenirlas? • Realizar periódicamente controles de salud del niño. • Tener la vacunación completa de acuerdo a la edad. • Lactancia materna: está demostrado que disminuye el riesgo de otitis media y otras infecciones respiratorias (debe ser, en lo posible, exclusiva hasta el sexto mes de vida, y luego continuarla hasta los dos años con incorporación progresiva de una dieta variada). • Tratar de evitar el contacto de los niños pequeños con personas que estén cursando una infección respiratoria aguda (la tos, los estornudos y las manos son formas de transmisión). • Lavado frecuente de las manos. • Ambiente libre de humo de tabaco, bien ventilado y no demasiado calefaccionado.
Si a pesar de cumplir con todas las medidas de prevención y cuidado el niño adquiere una infección respiratoria, lo importante es consultar inmediatamente. • Dra.: Sandra Fumez Pediatra

No hay comentarios: